miércoles, 6 de enero de 2016

Ahí Vienen Las As

    El año pasado, me pasaron un link que me horrorizó y provocó un blog mentándole la madre a los diseñadores de modas. Hoy me veo en la necesidad absoluta de hacerlo de nuevo. Estoy encabronada al grado de que si me ponen alguno enfrente, sí le voy aplicando sus batazos.
 ¿A qué se debe todo esto? Pues nada más y nada menos que a las As... y no nos olvidemos de las Bs, porque a las Cs y a las Ds ya nos mandaron a la fregada. Me imagino que, si hay algún hombre leyendo esto, tenga cara de "what?" y más de una mujer, también. Pero las que comparten mi dolor (y mis ganas de mentar madres) seguro ya saben de qué estoy hablando.
 Para no dejarlos más en áscuas, me refiero a los bras. Brassieres; sostenes; sujetadores; aguantachichis, o como mejor quieran llamarlos. Últimamente, estarían mejor llamándoles curitas porque, no conformes con jodernos las tallas de la ropa para que toooodaaaaas nos sintamos bodrios, encima se han dado el lujo de achicar las tallas de los bras.
 Como lo leen: no hemos engordado, no hemos cambiado de talla, no ha ocurrido ningún milagro gracias a las oraciones de nuestros hombres. Simple y llanamente, están haciendo las tallas más chicas. ¿Por qué? Pues por sus huevos, supongo.
 Ahora, podrían pensar que son fantasías mías, que estoy hecha un marrano y tengo "regordimientos" por la atascada de comida navideña que me acomodé. Not so. Para empezar, la comida navideña no es lo mío; para seguir, no soy la única afectada. Pero permítanme empezar por el principio.

ACTO I
 Al principio de las vacaciones navideñas, una personilla, ampliamente adorada por aquí su menda, me pidió que la acompañara a conseguir tan básica pieza del guardarropa femenino. Ni corta ni perezosa, le dije que con mucho gusto, que yo también me veía en la necesidad de ir a la caza de dicha prenda. 
 Así que ahí fuimos a dar a Santa Fe, lugar considerablemente odiado por ambas pero el menor y más cercano de los males - digo, malls. De inicio, íbamos de cabeza a Liverpool, nada más porque me dieron un monedero electrónico cuando me casé y quería usar el saldo que fuera que tuviese, pero de camino nos topamos con una linda lencería que anunciaba toda clase de descuentos, así que sugerí ver qué tenían. Yo ya contaba con no encontrar nada para mí; después de todo, no he visto una copa "D" en una lencería en años, y una "C" nada más de vez en cuando, pero mi acompañante ha sido copa "B" durante ya mucho tiempo, así que entramos a la aventura.
 La verdad, tenían unas cosas lindas, pero íbamos con poco tiempo y mi adorada no encontraba en qué ahorcarse, así que decidimos reanudar el rumbo a Liverpool, donde sabíamos que había la marca que ella buscaba. 
 En efecto, había la marca, tomamos un par de bras del contorno y copa adecuados, y al probador fuimos a dar. Curiosamente, la talla que llevaba años comprando ¡no le quedó! Y, no solo no ha subido de peso, sino que ha bajado. Hmmmm....
 Después de buscar en un sinnúmero de cajitas buscando una copa "C", por fin fuimos a pagar a la caja. Baboseando en la cola, me dí cuenta de que, no solo la mayoría de los bras vienen equipados con relleno, sino que también hay chones con pompas al por mayor.
 Al final, después de reírnos bastante de las pobres planas que no entienden que transitar con "suculencias" falsas es casi, casi causal de divorcio, pagamos y regresamos a casa.

ACTO II

 Días después volví a las andadas, esta vez con otra persona que tenía todavía más necesidad que yo de encontrar la prenda mágica que hace que las mujeres nos sintamos arregladas, sexys y, sobre todo, se encarga de que lo que está entre las bubis sea la medallita y no el ombigo, como dice el chiste.
 Ahora sí fuimos de cabeza a la tienda de lencería que antes mencioné, esperanzadas de encontrar algo en nuestra talla que pudiera presumir algún color fuera de blanco, negro o beige, que es a lo que nos han relegado a las damas de amplia "pechonalidad". Preguntamos a una dependienta, y sorprendentemente, sacó varios modelitios en las tallas que le mencionamos, incluyendo la más dificil (o sea, la mía). Francamente, tanto mi acompañante como yo caímos fenecidas de la impresión.
 Tristemente, nuestro gozó cayó al proverbial pozo en cuanto nos volcamos a la labor de probarnos aquellas míticas tallas. Rollitos por aquí, rollitos por allá, rollitos por delante y rollitos por detrás (ni se hagan, ustedes también cantaron.) 
 Ahí fué donde nos cayó un pesado y amargo veinte. Las tallas no estaban ahí porque los diseñadores y fabricantes habían recuperado la cordura. No. La espantosa realidad era que habían disminuído las tallas. Eso si, push ups había de a madres. Irónico ¿no?
 Pero, bueno, igual solo eran los ojetes de esa tienda. A lo mejor encontrábamos algo en Liverpool, que el otro día no había yo tenido tiempo de ver. Así que, tratando de levantar nuestros decaídos ánimos con comentarios sarcásticos al por mayor, emprendimos el atascado camino hacia Liverpool.
 Una vez ahí, como ninguna andábamos demasiado boyantes en lo que a lana se refiere (y todas sabemos que un buen bra cuesta un riñón y un cachito del hígado) nuestra primer meta fue el bargain bin, donde encontramos varios bras importados de España. La verdad, a las dos nos brillaron los ojitos. Siendo españolas, pensamos que nos había tocado la lotería. Y ya tampoco estábamos buscando tanto por talla como a ojo de buen cubero, a ver si encontrábamos algo donde cupieran nuestras "nenas."
 Así que, cargadas de potenciales, fuimos a parar al vestidor. Pues maldita sea mi estampa, NI UNO. No hubo un maldito bra que nos quedara. O salían chichis extra por todas las esquinas (y nadie quiere ser tan exuberante) o los contornos nos nadaban y entonces se salían por abajo. En conclusión, una asquerosa y deprimente debacle.
 Needless to say, estábamos las dos como agüita pa' chocolate. Encabronadas se queda chiquito.  Pero, con todo y mi berrinche, no me quise poner a lanzar injurias y mentadas de madre sin tener, como quien dice, todos los pelos de la burra en la mano, así que procedí a averiguar. Tampoco tuve que investigar demasiado, porque tengo un atento contacto que lleva muuuuuchos años en el mundo de la moda. Así que levanté el teléfono, llamé, y mis sospechas fueron confirmadas. Las tallas de bras han sido reducidas.

CONCLUSIÓN

 Personalmente, yo voy a mandar al caño lo más que pueda de la ropa en las tiendas. Francamente, no quiero vivir en un mundo donde los bras traen chichis para las planas pero las que si tenemos no encontramos nada, o donde los chones traen pompas falsas pero las mujeres viven aterradas de ganar un gramo en dicha parte. Por fortuna, conozco a alguien que se especializó en lencería, porque ya ni en el centro de la ciudad de México queda una corsetería como se debe.
 Aparte de esto, voy a tomar este espacio para alentar a las mujeres una vez más a pelear contra la gente que nos quiere hacer menos por nuestras formas. Que nos vende la idea de estar escuálidas para después decirnos que, aparte de tener una cintura de avispa, hacen falta cuatro globos falsos para sentirnos bien con nosotras mismas. Que nos venden por todas partes la idea de ser "única y original" pero que nos ostraciza cuando nuestro cuerpo no se conforma a sus ideales de belleza.
 Ya no los quiero torturar más con este post, así que los referiré al anterior, donde comento mis sugerencias más a fondo. Pero sí les digo que "chichi que no llena mano no es chichi, es grano."

martes, 9 de diciembre de 2014

All for One and One for All?

Nope, I am not going to attempt the feminist version of Dumas's wonder-book. After all, where would The Three Musketeers be nowadays without those buff, yummy actors who lend life to Athos, Porthos, Aramis and D'Artagnan? No, no, it ain't broken, so I'm not fixin'.

I'd like to fix, however, whatever genius thought that making clothes that are supposed to "fit" everyone was a good idea. Frankly, I never heard something quite so stupid in my life. In the midst of a society that supposedly teaches us to celebrate diversity, the most horrible, sneaky, offensive, depressive thing has snuck upon us: The One Size Fits All Store.

This, of course, is not a new idea. In fact, it's been around for as long as I can remember. We've all seen the T-shirts, right? Nobody thought that was weird. But take a gander at this:

http://www.brandymelvilleusa.com/clothing.html

Go on, I'll wait for you.

Now take a look at it in real life.

http://likes.com/shopping/here-s-what-one-size-fits-all-looks-like-on-all?utm_campaign=buffer&utm_content=bufferf6a1a&utm_source=facebook.com&utm_medium=social&v=j27DygGKiQz6eApyw7b5ocR41xYxVd0gk&page=2


Done? Okay. Are your eyes uncrossed yet? So... yeah, mine took a while, too. Exactly in WHAT planet is a teeny tiny baby tank supposed to fit a full-bodied young woman? When I say full-bodied, I am not referring to the Kristins of this Earth, or even to the Sheridans or the Candaces. In fact, I'm not talking about ANY of these girls, simply because there is no such thing as "average". I just mean someone who doesn't look like a stick insect. Like me. Like my friends. Like my relatives. Like every friggin' woman I see every day out in the streets.

Searching my mind, I know maybe two - three, tops - women who would actually look smashing in those outfits. One is model tall and thin, the other not so tall and quite skinny. Neither of them have boobs to speak of. And it begs the question (á la Carrie Bradshaw - men, google it): When did designers decide to rob women of their boobs? (And their hips, and their bums.)

It's certainly a mystery. I mean, they're there. We can't take them off to put on that really cute halter top, or that gorgeous strapless dress. We have to deal with them. Same goes for hips and butts. And, much as a lot of us would love it, they don't detach, even if it would improve the line of the dress, or the draping of the skirt.

But even more of a mystery are the why's. Why did designers choose to go down this path? Personally, I blame Twiggy. I also thing they're lazy. If they don't have to deal with curves á la Marily Monroe or á la Sofia Loren, well, so much easier to do their job. What really disturbs me is WHY DID WE LET THEM?

Frankly, I find the whole thing ridiculous. Men love women with curves. In all my long living years, I have yet to meet a guy who prefers lemons to cantaloupes. Ironing boards to fluffy headrests.  And I refer to both sides of the coin, if you get my meaning. (If you don't, I'm plain-out saying guys prefer big boobs and asses to flat chests and bony bums.) So, on the one hand, we have women trying to attract men as if their lives depended on it and, on the other, we have those same women trying to lose the very things that attract said men, sometimes hard enough that their lives actually DO hang on the balance, thanks to anorexia and bulimia. Whaaaaaaaaaaaa? Geez, I thought we were so smart and enlightened.

Personally, I miss the era when all clothing was made to order by a seamstress or a tailor. As a matter of fact, I miss it so much (whether I lived it or not is immaterial) that recently I decided to go back to it. Finally my clothes fit ME, not Giselle Bundchen or whatever stick insect is currently en vogue. I decide which style suits me better, not Calvin Klein (who is one of the worst offenders, to my view - try fitting a D cup in one of his bras, if you don't believe me). I decide which color is best for me, regardless of that Meryl Streep long-winded speech in The Devil Wears Prada (again, men, google it.)

Oddly enough, my idea isn't as harebrained as it might sound at first. After all, we have thousands upon thousands of young men and women graduating from design schools all over the world, and not all of them are going to "make the cut" as Heidi Klum so wittily puts it (yeeeeees, that was meant to be sarcastic). Why not search out all those kids and help them while we help ourselves?

In fact, this would work for men as well as women. After all, not every guy looks great in those four-button jackets so in fashion right now. Or those Italian-style pants that look like a load beat them to the john. Seriously, who thought that was attractive? Or those (shudder) European-style bathing suits? Really, gents, nobody wants to see the cord attachment to the batteries.

So take some action. Find a young woman or man who is still in school and let them dress you. I promise, you can afford it better than a store, and you'll look smashing.

lunes, 14 de julio de 2014

¿Me la Pongo o me la Quito?

    Rato tenía que no venía por estos lares... Si no era una cosa, era otra, y supongo que volverán a ser... Pero hoy, hoy he visto algo que, simplemente, hizo que mis dedos vinieran solitos al teclado. Fue un video que compartieron en Facebook, de una chavita que no sé ni quién es, que ilustró muy bien un tema que últimamente viene con todo (mejor dicho, con todas.)
 Échenle un ojito y ahorita lo platicamos.

http://sfglobe.com/?id=1659&src=share_fb_new_1659

¿Ya regresaron? Muy bien. Está padre el video ¿verdad? Yo si le di "share", la verdad... y luego, luego me puse a pensar un poquito más. Por una vez, mi wasted-mom-brain no hizo interferencia (yay!) y me acordé de algunos comentarios que me han llegado a lo largo de los años: "Estarías taaaaaan bonita si te pintaras...", "¿Por qué no te arreglas un poquito más?", "Qué bueno que no te pintas, amiga... así eres súper genuina," y, uno de mis favoritos, "Ni pa qué te pintas como esas que nada más quieren atrapar a un hombre." Okay, let THAT sink in for a bit...
¿Ya? Muy bien. De todas estas perlas de sabiduría, no me quedo con ninguna. La verdad es que yo no me pinto por huevona. Y no porque me dé hueva pintarme, sino todo lo contrario: me dá hueva despintarme. Soy malísima para ponerme cremitas, hacer abluciones nocturnas y toda clase de "girlie" things que la mayoría de mis amigas hacen ya sin pensar siquiera.
 Fuera de la hueva, la neta me veo muy bien cuando estoy pintada... pero también me veo muy bien cuando no lo estoy (me vale lo que digan mis tías y mi abue adorada). Y he ahí el truco. Como dijo la señorita de la canción "Do you like yourself?" Eso es lo que nos trae mareadas a todas.
 Me han llegado perlitas como las ya mencionadas, igual que las de las feministas: "Píntate para tí. Porque a tí te guste." ¿Y si no me gusta? "Arréglate para sentirte mejor respecto a tí." ¿Y si soy feliz en pants y sudadera? El problema aquí es que asumen que a todas nos gusta pintarnos y arreglarnos.
 La triste realidad, me parece a mí, es que (basada en mis oCservaciones personales) la mayoría de las mujeres no nos acicalamos para gustarnos a nosotras mismas, y mucho menos a  los hombres que, la neta, a ellos, mientras las teclas estén en su sitio lo demás les importa bastante poco. ¡Nos arreglamos para que las demás mujeres no nos critiquen!
 El día que me cayó ese veinte (de los antigüitos) tuve que pausar y recoger mis chones del suelo. Se me movió el piso - no tanto como en el temblor del '86, pero no estuvo tan lejos. ¿Cómo es posible? Si las mujeres nos apoyamos entre nosotras incondicionalmente ¿qué no? Pues no.
 Por ahí dicen que no hay nada peor que una mujer despechada. Difiero. Es muuuuuucho peor una vieja envidiosa. O una tipa juzgona. Porque, lejos de apoyar a nadie, la deshacen.
 "¿Ya viste las fachas que trae Fulanita? ¡Cómo se atreve a venir así a la oficina!" o a la fiesta, o al súper... O el típico "No tendrá espejo en su casa, pobrecita..."
 Los que me conocen deben de estar, en este momento, preguntándose si no me sangraron los dedos cuando escribí lo anterior... la verdad es que soy bieeeeeeen víbora. El problema no es cuando viboreas a alguien con tus amigochas. El problema es cuando lo haces con alguien que no conoce bien a la otra persona, o pintas de un color desagradable las impresiones de alguien más. Y eso se dá mucho más de lo que queremos imaginarnos.
 Me acuerdo, hace muuuuuuuchas lunas, cuando empecé a trabajar de Miss de primaria, el choro que me echó la directora. Empezó por decirme que tenía que estar a todas horas peinada y pintada, así fuera nada más al súper porque "Te puedes encontrar a unos papás del colegio y ¿qué van a decir?" de ahí, obviamente, se siguió con toda clase de comportamientos que había que observar, vestimentas apropiadas y demás... Yo, lo único que podía ver en todo ésto,  era cómo la mujer tenía todos los pelos de las piernas aplastados por las medias. ¡Orejón llamó el burro al caballo! Al final del día, era muy su bronca si se quería rasurar las patas o no pero entonces que no me esté diciendo cómo me tengo que arreglar ¿me explico?
 En otra ocasión, una de mis alumnas en una empresa se quejó de que no iba a dar la clase "lo suficientemente arreglada". Ajá. ¿Qué significa eso exactamente? Cualquiera diría que me presenté en shorts y ombliguera, cosa que jamás hice. Nooooo, ya averiguando, es que no me maquillaba. Pues bueno, si yo me puedo dar el lujo y ella no ¿qué?
 Un último ejemplo. Por allá en las épocas del cuplé, cuando estaba yo en secundaria o prepa, entró una miss nueva de física que, un día que hacía un calor que se caían los pájaros, se le ocurrió ir a trabajar de bermudas. ¡Bueno, la que le armaron a la pobre mujer! Hagan de cuenta que había ido en slut-shorts y un top de bikini o algo parecido. Como es de esperarse, jamás volvió a usar nada que no fueran jeans.
 Ahora ¿por qué alguien no puede ir a trabajar sin una tonelada (o media) de maquillaje? "Aunque sea ponte un poquito de rimmel," dicen. ¿Por qué se tiene que ir a huevo de traje sastre? Ah, pues porque a las mujeres no les gustan las mujeres que resaltan (hablo del grueso de las mujeres, que hay las honrosas excepciones). Es como cuando en un rebaño una oveja es distinta, las demás la ostracizan y la sacan del grupo. Y, mientras más diferente es, más la castigan.
 Entonces ¿qué les parece si nos ponemos de acuerdo? Está maravilloso que vuelen por ahí todos los mensajes de "Sé tu misma," "Que no te importe lo que digan," "Quiérete por quien eres," y demás; pero esos mensajes no significan nada, ni van a cambiar algo, hasta que todas digamos "Basta. Que se ponga lo que quiera, se maquille como le dé la gana - o no se maquille - y, si quiere ponerse un perico en la cabeza, que lo disfrute."
 Girl power? Yeah... not yet.

miércoles, 9 de marzo de 2011

International Flatulence Day

    Well, whyever not? There's an international day for everything under the sun, so it seems to me that flatulence shouldn't and must not be overlooked.
  Yesterday was International Women's Day... everyone kept talking about women's achievmentes, women's rights, women's lefts and women's behinds. There were congratulatory posts on FB, on Twitter, on the radio, on TV and Presidents gave moving speeches about how important women are to a country.
  Not to be a spoilsport but gimme a fucking break (really - I need some... LOL okay, bad joke) but, after talking about women's lib for forty years, quite frankly it's getting a little old. Isn't it about time that someone talked about an individual's right? Why must we keep encasing everyone in tidy little niches? The world simply doesn't work that way, mah frehns.
  I was listening to some poll results and two things that caught my attention were that whatever percentage of women asked their husbands for permission to go out alone at night. Then there was the other percentage who asked their husbands before going on the pill.
  Firstly, it seems to me that it's simply good manners to let your husband know your plans and check if he agrees with them; after all, you DO  live together and he might have an opinion, particularly in Mexico, where things are so out of whack. I don't consider myself ground under by anyone and I always ask my husband if he minds my doing this or that... after all, he does have to babysit when I leave and, frankly, he has as much of a right to be exhausted as I do.
  Secondly, OF COURSE you have to talk to your husband whether to go on the pill or not. I mean, this is a decision that concerns two. Maybe he wants to have a kid, maybe he doesn't, but it's only right that you ask how he feels about the subject. It would be as bad, I think, as going OFF the pill without consulting him first. It's simply a matter of being considerate to your mate.
  And that brings me to the other issue that bothers me, honestly, a hell of a lot more than the others. I keps hearing the word "equal" touted about everywhere yesterday. "Equal rights", "equal opportunities", "equal salary", "equal say" etc...
  That sounds very nice, doesn't it? Sure it does... just like communism on paper, or Thomas Moore's Utopia, it sounds ideal. However, as the human race is nowhere near ideal, again, it doesn't work that way. It seems to me that a great many women have mistaken the meaning of the word "equal" with "my way or the courtroom" and that, pray tell, in what way is equal?
  We have been overtaken by hordes of very, very feminine emasculators. There's nothing butch about them and quite a few could be mistaken for a Barbie doll, but they're noxious nonetheless. These are the women who will sue a company for not hiring them, regardless of the fact that the guy they did hire was much better prepared than she. The women who are offended by a compliment and accuse someone of harrassing them if they're told they have pretty eyes. The ones who will bark at some guy because he opened a door for her "I have my own hands!" Yes, and very nicely manicured they are, too.
  I must confess, I was once such a teenager and, let me tell you, thank the ruling powers that I grew out of it! How can we demand of men to be gentlemen if we're not ladies? I mean, they need something to work with, and we're not giving it to them. Our generation, to my point of view, has been cheated, both men and women. Not only have we lost gentlemen but we have lost something indefinable that our grandmothers had, some of our mothers have and we don't.
  How so? Simple: we swallowed the "women's lib" hook, line and sinker. I ask you: how, exactly were we liberated? Now we have MORE to do. A lot of women seem to think that being Superwoman is the only road to personal fulfillment. And that comes from the so-touted "You can have it all!"
  Most certainly we can have it all... what they forgot to add was: "In due time." What I mean by this is that most women seem to think they ought to do it all AT THE SAME TIME. Not so. As the Bible says, "To everything there is a season and a time for everything." And don't ask for the verse number because I haven't the slightest idea. The point is that we have a generation of women who were brought up to believe that a non-working woman was worthless and men who don't know what to do with them because they were brought up to think that THEY were supposed to bring the bacon home - not cook it. But, if he's bringing home the bacon and she's bringing home the bacon, then we have a truckload of bacon that's going to spoil.
  The "spoiled bacon" brings to mind the "spoiled brats." When kids arrive, so does a conundrum. Many women don't want to stay at home and raise their kids. After all, they're career women! What do you mean I have to put my career at a standstill to bring forth a decent, law-abiding human being? Not on your life; that's why God invented day-care or nannies, take your pick. I've heard a lot of women say that it's "all they can do to get home and start dinner," while at the same time they complain that they don't know why their kids don't have better table manners, or why they won't turn in their homework, or where they hell they learned THAT word. Hmm... I wonder if later they'll wonder where their kid got the gun to shoot half the school cafeteria to death.
  Of course, I'm being very dramatic and I know it; but take the little things: nobody teaches manners anymore, for example. I was recently horrified by a little segment called "Let's Educate the Crocodile", which is about precisely that - teaching a crocodile manners. What they do is put this crocodile and his eightish or so owner in different situations and give the kids at home two options as to how the croc ought to behave, then "ding-ding-ding" the correct choice. What's horrifying, of course, is not the show but the apparent need for it. Or think back to the last time you sat at a restaurant and were disgusted because the little kid and the next table had his pasta smeared all over his face, his clothes, the tablecloth and most likely a sibling. Very likely that same sibling was chewing with her mouth opened while she whined that she didn't like the food and whats-his-name was getting pasta all over her pretty pink overalls.
In my opinion, THAT is what most working mothers translate to. Snotty kids with no manners, no respect for others (beginning with their parents) and not a clue how to behave, in public or otherwise.
    I do know women who actually perform this feat daily: they work, look after their house, look after their kids, have a great marriage and even manage to find time for themselves. Well, I actually only know one. She's amazing and I consider myself fortunate to call her friend. I know more women who do these same things but they have housekeepers (bless them!) which in no way takes away from their efforts.
  I'm not saying there's anything wrong with women joining the workforce, quite the opposite. But if we're all in the workforce at once... well, what happens to the home? I'm not saying we all have to turn into Martha Stewart but I am saying that SOMEONE needs to stay home and teach the kids what's wrong and what's right (provided they know it themselves, of course). Note that I'm not saying it's WOMEN who need to stay home... I once knew a Mr. Mom who did very well with his choice, thank you very much.
  It seems to me that it has been proven (several times over) that most women not only can be equal to men, they can surpass them, just as a lot of men can surpass a lot of women. I don't think this is an issue of "I'm a woman/man so I'm superior"; I think it's an issue of "my name is whatever and I've proven myself more capable than him/her." Nobody is superior because of their sex, race, creed or brand of soda. An individual is better or worse for him or herself.
  So now that the workforce has been taken over by capable women, I think it's time to look towards the home front, which is daily losing ground. If a couple decides to have children, then they need to decide who's gonna stay home and cook the infamous bacon. It doesn't matter who it is, that's for the couple to decide. What's important is that the next generation isn't brought up by TV, thinking real life is a sitcome - or worse, a videogame.
  As I said before, I was a working woman when I was first married; this arrangement, however, stopped being just the thing when the kids came. So I stopped working and began feeling guilty... it wasn't fair that I left all the economic burden to him! After all, wasn't I a trained teacher? I could get a great job at some company or other and bring in my share of the bacon again. After all, my mom was there to cook it.
  So I got a job teaching English at a hotel... and the guilt increased tenfold because I wasn't there to raise my kid. I missed his first words, his first steps and he started calling my mother "mom". That did it. After due consideration, I decided that my son was more important than any sense of uselessness I might be suffering from and he DESERVED to have his mother with him.
  Today I have two kids and, as many of you know, am so bored I'm starting to tear my hair out... (or cut it off) but I know I made the right choice. The second my youngest goes into school, I'm getting a part-time job. Then, as they grow, so will I augment working hours. So I will have it all... in my own good time.

sábado, 5 de marzo de 2011

Año de #unfollow

Éeeeeejeleeeeee! Ya hasta hablo "twitterese" y todooooo! jajajajaja! Nope, llevo pensando ese título desde diciembre de hecho, pero han pasado varias cosas que me habían impedido estarlos fregando pa que lean el blog.
En parte se lo pueden agradecer a que mi computadora estaba chimuela gracias a cierto güerejillo pequeñito y en parte a la mudanza loca que me aventé ;)
Ahora bien, a lo que voy:
Como algunas personas saben, este año pasado tuve varios encontronazos con cierta personilla, lo cuál me puso a pensar lo siguiente: "¿Qué chingados hago aguantando a esta pendeja?" y eso es literal. Para el caso ¿por qué ninguno de nosotros tiene que aguantar gente que no nos hace ningún bien y, yendo un paso más allá, tiende a hacernos mal?
A mí me dieron varias respuestas. Una fué "Pobrecita, su vida no ha salido como ella quería..." Carajo, pues la mía tampoco... Otra fué: "Dale chance, tiene mil pedos..." Ajá... y mi vida son petalitos de rosa ¿no?
Pero mi absoluta favorita fué: "Es tu (inserte parentesco cercano aquí)." Bueno, con perdón del público, pero ahí si me ví obligada a zurrarme de la risa... ¿Qué chingados tiene que ver un parentesco - cercano o de cualquier tipo - con tener que aguantar a una loca? Plus and besides, ya vi los resultados de perdonar mamada tras mamada porque "Es que es mi (volver a insertar parentesco cercano)." Ya los ví dos veces y, al darme cuenta de que yo no estaba ni un poquitito dispuesta a salir trasquilada, dije: "A la chingada."
Y lo cumplí. Estoy pagando un precio, no nos confundamos, que en esta vida todo cuesta. Pero vivo MUCHO más tranquila y lo que se había empezado a estropear en mi vida por esa otra relación ya va en vías de arreglarse.
Les voy a poner otro ejemplo, igual de verídico, aunque mucho menos extremo. Éranse que se eran dos amiguitas de muchos años... una medio loca, otra loca y medio. La medio loca (aunque no lo crean era yo jajajjaja) generalmente se estaba pendiente de la loca y medio, quien tenía el mugroso hábito de aparecer solamente cuando tenía alguna bronca. Esa fué otra relación que se llevó el #unfollow.
Después de todo ¿por qué seguir con una relación que solamente pide y pide y no dá nada a cambio? Digo, no soy una mercenaria asquerosa que exige ojo por ojo y diente por diente sea positivo o negativo pero tampoco, según dicen las malas lenguas, soy idiota. Y lo que se me ocurrió ahí es que NADIE somos tapete de NADIE, aunque, si nos acostamos, nunca va a faltar el que nos pise.
Así que, tardía, pero aquí está mi resolución de Año Nuevo: A la chingada la gente que no vale la pena. Lo puse en FB y lo repito aquí; si alguien no te dá nada bueno, a la mierda. Si alguien solamente toma de tí sin dar nada a cambio, a la mierda.
No me refiero, obviamente, a pendejadas tipo adolescente de "Es que no me ha hablado en tres meses..." Ajá... y tú tendrás el dedito roto que no puedes marcar el teléfono ¿no? De eso no tratan las relaciones de ningún tipo. Me parece a mí que la clave es SABER que, cuando necesites a esa persona, te va a responder, de algún modo u otro.
Ahí les va otro ejemplo: Tengo una amiga que tiene memoria de teflón. Es sabiduría pública, así que no estoy revelando ningún secreto de estado, que no soy wikileaks. Bueno, la cosa es que, a esta mujer, cada año en MI cumpleaños (si, leyeron bien) le hablo para que me felicite porque ya sé que se le olvida.
Conozco gente que se ofendería mortalmente por una injuria de tal magnitud... sin embargo, el día que le hablé a esta mujer, histérica, y le pedí que me cuidara a mis hijos de ahorita para el rato, no dudó ni medio segundo y me dijo "Tráelos para acá." No solamente eso, sino que, cuando vió el estado en el que yo estaba, canceló sus planes y me dio todo el apoyo del que estaba yo tan necesitada en ese momento.
Y ESO señores, es una GRAN amiga.
Tengo más ejemplos porque, honestamente, soy muy afortunada con mis amigas... también tengo ejemplo de parientes y galanes pero ya llevaría mucho rato entrar en todos.
Así que, resumiendo (y que conste que no es albur) los dejo con esto:
¿A quién le vas a dar #unfollow este año?

jueves, 23 de septiembre de 2010

¿Me das permiso?

    Así se empieza... con un permiso. No tiene que ser exactamente pedido y dado. ¿Cuántas veces no hemos oído "ay, déjalo, está chiquito" o "es que no entiende lo que está haciendo"? Solamente para quedar en claro, los niños son chiquitos, no pendejos. Se dan cuenta perfectamente cuando la riegan y SABEN cuando están haciendo algo mal.
  Continuamos a la adolescencia "Ay, ya déjalo, ya tiene edad de tomar sus decisiones." Hmmm... si, hasta cierto punto. La realidad es que los adolescentes ya no son chiquitos pero si bastante pendejos (y me incluyo en mi adolescencia). No es que no PUEDAN tomar sus propias decisiones, es que no SABEN cuando están metiendo la pata hasta el corvejón.
  ¿A dónde voy con todo esto? Muy simple... los niños están aprendiendo que pueden hacer lo que les dé su reverenda gana y, lo que es peor ¡se los estamos permitiendo! Antes de que se quieran morir de la hueva, permítanme asegurarles que éste no es otro artículo de una loca sin hijos diciéndonos cómo educarlos. Dicho esto, continúo.
  Hablo de los niños porque nuestras experiencias de chiquitos son las que más nos marcan; les voy a poner un ejemplo: un buen día, mi mamá llevó a mi hermana mayor, bien chiquita, al super. A ella se le hizo muy fácil coger un chocolate del anaquel (o unos chicles, la verdad no me acuerdo) y no pedírselos a mi mamá. Al salir del super ella, muy orgullosa, le enseñó a mi madre lo que tenía en la mano. ¿La respuesta? Mi mamá la hizo regresarse a la caja, entregarle su botín de vuelta a la cajera y ofrecer una disculpa porque se los había robado. Creo que lloró y pataleó pero, ni modo, mi mamá se mostró firme y mi hermana no le quedó más remedio. ¿El resultado? En su VIDA se volvió a ratear nada y, además, nos aleccionó a mi hermana menor y a mí - de eso si me acuerdo perfecto - "No vayan a agarrar nada porque mi mamá te hace que lo regreses..." Ergo, aprendimos las tres que ROBAR ES MALO.
  El otro día, conocí a un chavo que me impresionó mucho. Él tiene una tienda en el centro y resulta que un empleado le robó un Resistol. Si, como lo leen, un Resistol. ¿Qué hizo este chavo? Lo entambó. (Un minuto para que absorban eso correctamente.)
  Ahora que ya les han de haber dejado de flashear estrellitas en los ojos del shock, les diré que yo me quedé igual al principio. ¿Entambar a alguien por un méndigo Resistol? No manches, qué avión, que hueva y que payaso tipo ¿no?
  Pues en el siguiente instante me llegó la respuesta: NO. No es un payaso, no es una hueva, y no es un méndigo Resistol. El hecho es que robar es robar, sea un chicle, un resistol o un diamante del tamaño de un huevo. La acción es incorrecta por sí misma, no por el valor de lo que se ha tomado sin permiso.
  Y ahí, me parece a mí, es justamente donde está el problema. La sociedad, como un gran padre, se ha vuelto ridículamente permisiva. Nos dedicamos a justificar a los criminales en lugar de castigarlos. A este chavo que les comento, el MP le dijo "¿Por un Resistol? Yo te doy los $20 y no me estés chingando." El punto es que no son los $20. Como bien dijo este chavo, si deja ir al del Resistol, en diez minutos le vacían la tienda. Sin vergüenza alguna admitió que había hecho de este raterillo un ejemplo, como la antigua costumbre de clavar las cabezas de los criminales en picas para que todo mundo viera las consecuencias de un acto criminal.
  Lo peor del asunto es que ha ido tan a más, que realmente un "robito", por llamarlo de alguna manera, realmente ya no nos parece nada grave. Pero si lo es. Justamente ese tipo de estupideces son las que llevan a cosas mayores. Digo, si no tienes una consecuencia por algo "menor" pues existe la posibilidad de que tampoco las haya por un crimen "mayor". Y así se van. Empezamos por el Resistol, nos seguimos con un paquetito de plumas, pasamos por la tinta de la impresora y acabamos rateándonos la computadora, completa con scanner e impresora.
 Hay millares de ejemplos como ese... tantos que obviamente no voy a ennumerarlos todos (mis deditos no aguantan LOL); además, no son ni la cuarta parte de graves que muchas otras cosas que la sociedad aguanta y, a veces, hasta apoya.
  Personalmente, estoy hasta la mismísima madre de oír que tal o cual criminal tuvo una infancia de cagada. ¿Saben qué? No es mi culpa. No es mi problema. Pero, tristemente, si que lo es. Es problema de TODOS. Porque en el instante que llega un "abogangster" a decir que "Pooooobreciiiitoooooo, es que su mamá era bieeeeen borracha, su papá le pegaba y su perro lo meó un día y POR ESO lo TIENEN que perdonar," Y LE FUNCIONA, tenemos un gravísimo problema como sociedad.
  Francamente, yo no TENGO que perdonar a nadie. La SOCIEDAD no tiene que perdonar a nadie. Si yo cierro la boca y me trago la multa cuando la riego y a veces cuando no también, estos imbéciles ¿qué hacen soltando criminales para que vuelvan a las andadas? Y, me van a disculpar, pero un secuestrador, un violador, un narco o un asesino, en mi (no tan) humilde opinión, simple y llanamente no tienen derecho a respirar el mismo aire que nuestros niños.
  La "falta de oportunidades" no es una razón para robar, estafar, secuestrar ni matar a nadie. Tampoco lo es la "falta de cultura" ni la "falta de escolaridad". La falta de sentido común o el pendejismo absoluto podría ser un pretexto, pero JAMÁS una razón. El simple hecho de que estas acciones son castigadas por la ley nos deja en claro que están MAL. Y, si algo está mal ¿por qué hacerlo?
  Admito, desde luego, que hay circunstancias atenuantes. Estoy segura de que, si la única opción que tuviera para darle de comer a mis hijos fuera robarme algo de comida, lo haría sin pensarlo dos veces. Creo que todos tenemos la capacidad. Pero también creo que SIEMPRE hay una opción y que, si no la encontramos, tenemos la capacidad de crearla. También admito que, por defender a mi familia, tengo la capacidad de matar, con violencia, saña y lo que haga falta; que soy capaz de aventarle el coche encima a alguien que me quiera atacar, también. Digo, jamás he presumido de buena, y mucho menos de tarada y de dejada. Ahora ¿secuestrar a alguien? No. Por más lana que pudiera sacar, ahí si sería incapaz, y lo digo con la misma honestidad que dije lo demás.
  Supuestamente tenemos leyes para mantener el orden social. Antiguamente, si alguien no obedecía las leyes, recibía un castigo. A los que robaban se les metían las manos en cepos y se les dejaba en la plaza del pueblo para que todo mundo los viera (y los nacos les tiraran cosas); a los que mataban, se les mataba, y así se iban. El castigo debe de llevar la proporción que la falta, igual que con un niño chiquito.
  Creo que se tiene que empezar por los extremos para arreglar este camote. Me refiero a que no solamente hay que OBLIGAR  a nuestros gobernantes a hacer valer las leyes, sino que también hay que enseñar a nuestros niños que lo que está mal está mal por sí mismo, no por las circunstancias aledañas, y aquí si voy a ejemplificar con algo que hago yo.
  Cuando mi querubín mayor toma algo sin permiso, le digo que se lo robó. No le digo "Ay, chaparrito, cogiste mi pluma sin permiso y vé namás, ya la deshiciste toda..." Le digo: "Me cago en la leche, te robaste mi pluma y, encima, la rompiste." A mi marido le choca... pero yo digo: si no le enseño yo ¿quién? Si no le digo yo que coger algo sin permiso se llama "robar" ¿quién? Si no le digo yo que está mal ¿quién?
  Lo que me queda claro es que el MP, no.

martes, 7 de septiembre de 2010

PC

  Nope, no voy a hablar de computadoras... con lo bestia que soy al respecto, me crucificarían en diez minutos LOL.
  Creo que para estas alturas, ya sabemos todos qué significan las siglas "PC", pero por si hay alguien que acaba de salir de alguna cueva por ahí, significan "Políticamente Correcto" y son un invento (como suelen ser las mayores estupideces) de los gringos.
  La primera vez que yo supe de el ya tan mentado término fué cuando tenía unos tiernos diecisiete añitos y me escribió una carta (no, no e-mail, CARTA) un galancín gringo que tenía por aquellos entonces. Ponía algo así como "I feel so stupid, although the PC term is 'mentally challenged'..." Por supuesto, rápidamente levanté el teléfono, llamé a Boston y cuando me contestó Luke lo primero que salió de mi boca fué "What the hell is a PC term?" Las carcajadas que provocó la explicación creo que las pudo haber oído perfectamente sin ayuda alguna del teléfono, como se pueden suponer.
  Desde ese día, los términos PC han pasado a lo ridículo: el otro día escuché en un programa del History Channel que el Rey Mago Baltasar era Afroamericano; a una persona de la India hay que llamarle Hindú aunque sea Musulman y la palabra idiota dejó de ser un término psicológico para convertirse de lleno en insulto, cuando puede ser las dos cosas perfectamente bien - digo ¿por qué limitarnos?
Sospecho fuertemente que este fenómeno viene, no solamente de los acomplejados perdidos que por todo se ofenden, sino por el deseo moderno de ser diplomáticos. Sin embargo, ese deseo también se ha visto tergiversado; la diplomacia ahora se ve como darle gusto a alguien cuando siempre ha sido, como bien dice mi hermana "letting someone else have your own way." Ahora se trata de agacharse y dejar que el vecino te atore con tal de no tener un altercado.
  Eso, francamente, me cae en la punta de los que no tengo. ¿Por qué fregados me voy a callar una opinión simplemente porque el de enfrente opina diferente? No solamente tengo derecho a ella, también tengo derecho a expresarla, aunque difiera completamente de la "verdad establecida". Y si el de enfrente se ofende, es problema del de enfrente, no mío; ya tendrá dos trabajos... ofenderse y "desofenderse", como bien dice siempre mi madre. Lo que no es permisible es atacar a alguien más por tener una opinión diferente.
  Y si no es permisible eso ¿qué tan menos permisible es armar un pancho monumental por que alguien utiliza una palabra perfectamente correcta? Voy a poner un ejemplo muy simple que la mayoría va a entender. El otro día, a un conocido mío le dió un supiritaco porque dije algo de las nalgas. Pues mi pariente de edad medio avanzada me va a disculpar, pero "nalgas" es el término correcto y apropiado para esa parte de la anatomía humana. Y el que diga que es "glúteos", lamento corregirlo al informarle que el glúteo es el MÚSCULO de la nalga. Sería como llamarle bíceps al brazo y eso estaría incorrecto ¿no? Por cierto ¿alguien me puede informar desde cuando se volvió grosería la palabra "madre"? El día que mi mamá le habló a mi hermana al trabajo y le dijo a la secretaria "Habla su madre", la secretaria le preguntó a mi hermana "Doctora ¿por qué está enojada su mami?"
  La que si me mata de la risa es la manía que les ha dado por dividir la población de Estados Unidos en "poblacioncitas". Afroamericanos, Italoamericanos, Irlandés-americanos... Pero ¡me cago en la leche! ¡si todos son gringos! Quisiera saber qué coño tiene que ver un negro nacido en Los Angeles con África, o un pelirrojo de sexta generación nacido en Boston con las canciones de la taberna en County Cork, o qué le importa a un morenazzo con acento de Brooklyn el último escándalo de Berlusconi. De hecho, la mayoría de ellos jamás han pisado siquiera sus "países de origen"; y por eso se las dan de "extranjeros." Ah, pero eso si, nada más que pase algo que no les parece, y de inmediato están aullando como lobos en celo: "I'm an American citizen! I have my rights!" I'm sure they have their lefts, too. Pero con eso me voy a meter en otra ocasión.
  De vuelta al tema. Me imagino que muchos de ustedes han sufrido en alguna ocasión del síndrome de la corrección política. Yo les puedo decir que lo he sufrido muchísimo... con eso de que no tengo pelos en la lengua, me han llamado de todo, desde "loca", pasando por "tienes ideas de bombero" (expresión favorita de mis tías abuelas), "hereje" (cosa que admito libremente), "ignorante", hasta "pinche Europea". Algunas por expresar algún punto de vista u opinión, la última por usar una palabra con un uso distinto al conocido por la persona que se molestó.
  Podrán preguntarse, sobre todos aquellos que conocen mi genio, cómo reaccioné a estos adjetivos. Pues, la verdad, no reaccioné. Y no, ciertamente, por ser PC, sino porque - fuera de "hereje" - no me considero ninguna de esas cosas. Bueno, si me considero Europea, pero la verdad no me parece un insulto xD. Igual que "indio" no me parece un insulto, o "mesero" no me parece un insulto. De oír hablar a la gente, parecería que la única manera apropiada de referirse a la gente es "joven" (aunque el señor tenga setenta años y se le noten) o "señorita" (así la interfecta tenga una panza de ocho meses de embarazo que le llegue a la pared de enfrente).
  ¿Por qué las profesiones se han vuelto insulto? Ahora llamarle "mesera" a la persona que te está atendiendo en el restaurante te gana una mirada fulminante. Decirle "dependiente" a la persona que te está atendiendo en la tiendita es impensable; y la estupidez galopante por excelencia es llamarles "sobrecargo" a las azafatas. ¿Qué fregados cargan? ¿Sobre qué?
  El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define a un sobrecargo como un "Hombre que en los buques mercantes lleva a su cuidado y bajo su responsabilidad el cargamento," y como un "Tripulante de avión que tiene a su cargo supervisar diversas funciones auxiliares." (Pa que vean que no na'más pongo lo que me conviene.) Sin embargo, me parece que, para lo que hacen, les queda bastante mejor la definición de "azafata", que este mismo diccionario describe como "Mujer encargada de atender a los pasajeros a bordo de un avión, de un tren, de un autocar, etc."; "Empleada de compañías de aviación, viajes, etc., que atiende al público en diversos servicios"; "Muchacha que, contratada al efecto, proporciona informaciones y ayuda a quienes participan en asambleas, congresos, etc." y, finalmente "Criada de la reina, a quien servía los vestidos y alhajas que se había de poner y los recogía cuando se los quitaba." (Y si algún baboso desconfiado duda de mí, aquí está el link: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=Azafata)
  Yo entiendo que ahora también hay hombres ejerciendo esta profesión pero, si ya podemos decir que Fulanita de tal es doctora ¿por qué es tan ofensivo decir que Fulanito es azafato? Y es que, digo, hasta donde yo he podido ver, ninguna de las personas que me ha traído refresquito y cacahuates en el avión va en ningún buque mercante, ni lleva a su cuidado el cargamento, a menos que los pasajeros seamos tales.
  Así podría encontrar un sinnúmero de ejemplos, pero los voy a dejar solamente con uno más: ¿De parte de quién ahora las mujeres son "médicas"? Eso ya es el colmo de la ignorancia y la imbecilidad provocada por el movimiento PC. A ver, bola de ¡BURROS! "Médico" es el nombre de la profesión ¡no de la persona! Puedes decir perfectamente bien "Ella es médico" sin cometer error alguno de gramática o de género, y de nuevo me apoyo en el ilustre diccionario de mi lengua materna. "adj. Perteneciente o relativo a la medicina." y "m. y f. Persona legalmente autorizada para profesar y ejercer la medicina.MORF. U. t. la forma en m. para designar el f. " (para aquellos de ustedes que no saben - como yo no sabía hasta que lo leí - eso de "U.t. la forma en m." significa "Usada también la forma en masculino").
  Ahora, yo no presumo de utilizar correctamente el lenguaje en todo momento... de hecho, lo destazo bastante seguido. Lo que si puedo presumir es que yo no soy Políticamente Correcta, para empezar, porque no soy política (mieeeedooooo) y, para seguir, porque no estoy dispuesta a sacrificar mis ideas ni mi lenguaje porque al tarado mental cursi de enfrente lo horrorice que diga que alguien es negro, en lugar de "afroamericano" cuando el tipo claramente es de Sudáfrica. Y tampoco estoy dispuesta a ofender a un Musulmán de la India al llamarle Hindú. O a comprometer mis creencias simplemente para que a mis tías no les dé un patatús.
  ¿Y ustedes?